Vistas a la página totales

jueves, agosto 17, 2006

EU. Demanda a trabajadores migrantes de Perú, Bolivia y Rep. Dominicana.

EEUU-DEMANDA
Demandan trabajadores temporales a cadena de hoteles en Nueva Orleans


Washington, 16 Ago (Notimex).- Trabajadores temporales de Perú,
Bolivia y República Dominicana demandaron hoy a una cadena de hoteles
de lujo por falsas promesas, tras cobrarles miles de dólares para
conseguirles trabajo en Nueva Orleans.

Los 82 trabajadores acusaron a Decatur Hotels -que tiene una
cadena de hoteles de lujo en Nueva Orleans-, y a su presidente, F.
Patrick Quinn, de rehusar reembolsarles las tarifas que pagaron a
reclutadores que trabajaban como agentes de la empresa.

Los reclutadores, que prometían 40 horas semanales de trabajo y
horas extra, cobraban entre tres mil 500 y cinco mil dólares para
llevar a trabajadores a Nueva Orleans bajo el programa H-2B de
trabajadores temporales.

En lugar de lo prometido, los trabajadores sólo recibían 25
horas semanales y algunas veces menos.

Bajo las leyes de inmigración, los trabajadores huéspedes no
pueden trabajar para otro empleador.

La abogada Melissa Crow, del National Immigration Center, dijo a
Notimex que su organización y el Southern Poverty Law Center,
proporcionan apoyo legal a los trabajadores.

Señaló que los demandantes buscan un reembolso de su dinero, que
incluye gastos de viaje, el pago por la visa, las tarifas a los
reclutadores y otros gastos relacionados.

Los trabajadores ganan un promedio de seis dólares por hora,
indicó Crow, quien calculó en unos 300 la cifra de trabajadores de
Decatur Hotels.

Manifestó que muchos afroestadunidenses viven en el área de
Nueva Orleans y cuestionó que la empresa no realizara mayores
esfuerzos para contratar a esas personas, al tomar en cuenta el alto
nivel de desempleo.

"Cuatro mil dólares es mucho dinero en Perú", dijo Humberto
Jiménez, una de las víctimas en un comunicado de prensa enviado por
las organizaciones.

"Hipotequé mi casa para trabajar para Patrick Quinn. Vine a
ganar dinero suficiente para ayudar a mi hijo en la universidad. Si
hubiera sabido la verdad, nunca hubiera venido", apuntó.

Quinn indicó en un comunicado que tras el huracán Katrina
registrado a finales de agosto del año pasado, gran parte de la
fuerza laboral había evacuado y por esa razón buscó personal
internacional.

"Cuando surgieron preguntas la semana pasada, la administración
ofreció reunirse con un pequeño grupo de trabajadores que habían
expresado preocupación. Esta oferta la rechazaron. El asunto resurgió
hoy sin aviso", subrayó.

Marielena Hincapié, directora de Programas del National
Immigration Center, advirtió sobre el peligro de la expansión de
programas de trabajadores temporales como una respuesta a la
inmigración indocumentada que impulsan legisladores.

Mary Bauer, abogada del Proyecto de Justicia para el Inmigrante
de la organización Southern Poverty Law Center, dijo que la deuda en
que incurrieron los trabajadores para venir a Estados Unidos los
obliga "desesperadamente" a trabajar.

"Si cambian de trabajo, estarían violando la ley. En realidad,
son trabajadores cautivos en una situación de un virtual peonaje por
endeudamiento", indicó.

Tracie Washington, abogada de derechos civiles en Nueva Orleans,
sostuvo que el programa de trabajadores temporales "es una
continuación de la explotación racial que empezó con la esclavitud en
este país. Es impulsada por las corporaciones. Decatur lucra de eso".

Agregó que el programa es apoyado por el gobierno, ya que el
Departamento de Estado le da el visto bueno cuando Decatur Hotels
certificó ante esa entidad federal que no podía llenar las vacantes
para esos trabajos.

NTX/SDT
Publicar un comentario